jueves, 18 de septiembre de 2014

Descubriendo Nunca Jamás, by Marc Forster

Qué duda cabe de que hay situaciones vitales que, si bien pudieron darse en el pasado sin dar lugar a terribles sospechas, hoy en día serían sencillamente imposibles de concebir.

Imagina lo siguiente: tú eres una mujer separada o viuda y estás en el parque con tus cuatro hijos, cuando de repente uno de ellos desaparece de tu vista y lo encuentras a unos cuantos metros hablando con un señor. Ufffff, ya empezamos. Qué está haciendo un señor cuarentón desconocido hablando con tu hijo pequeño?

Pero bueno, pongamos que no te lo tomas a mal y que te acercas y entablas conversación con el señor, y a pesar de que tú eres una chica muy mona y agradable, este señor parece estar mucho más interesado en tus cuatro hijos que en ti. Uyyyyy, qué yuyu, un señor en edad de merecer que prácticamente te ignora e ignora tus encantos mientras les hace cucamonas mil a tus cuatro hijos. Y si encima tienes la cara y las hechuras de Kate Winslet no me digas que no es para mosquearse.

Y así toda la película. Johnny Depp interpreta a James Barrie, el escritor que inventó a Peter Pan, un tipo cuya obsesión por la infancia lo lleva a intimar con esta familia y a escribir su famosa obra inspirándose en estos chiquillos, con los que llega a tener una relación casi paterna pero bastante raruna. Y digo raruna porque a pesar de estar el hombre casado con una señora bastante mona, desde que conoce a los niños se pasa la vida en casa de ellos y prácticamente no aparece por la suya propia más que para dormir. Ni que decir tiene que no hace puto caso ni a su señora ni a la madre de los niños, vamos, que o estamos ante un personaje asexual por completo o ante una sexualidad pelín tortuosa. Y creo que estaremos de acuerdo en que para encontrar a un señor de 40 años completamente asexual hay que irse por lo menos por lo menos a la sede de la Conferencia Episcopal. Y ni por ésas.

En fin, creo que Marc Forster pretende hacer un canto al mundo de la fantasía y un homenaje a esos niños eternos que hemos dado en llamar peterpanes, pero le sale algo distinto; al final más parece un canto a fumarse unos canutos para salir to escopetao de la cruda realidad y volar alegremente a tu particular Nunca Jamás.

Johnny Depp haciendo una vez más de tipo fumao que lo flipa todo el rato, y Kate Winslet en un papel poco convincente de sacrificada madre de familia que no se sabe muy bien si se ha colgado del señor fumao y asexual o si simplemente quiere ella también endrogarse con lo mismo y pegarse su viajecito. El único que hace ahí un papel medio decente es Dustin Hoffman, que interpreta a un productor teatral serio y solvente gracias al cual el locuelo Barrie puede permitirse seguir comiendo todos los meses a pesar de sus viajes astrales al país ese raro al que vuelan constantemente los fumatas como él.

martes, 16 de septiembre de 2014

Carmina y amén, by Paco León

ESCENA PRIMERA (Paco León y su madre, Carmina Barrios)

PACO: Hola, ma. Oye, que estoy pensando en hacer una secuela de “Carmina y revienta”, qué te parece?

CARMINA: Una secuelaaaaa? Y eso qué e, mi arma? So hijolagranputa, que te inventas unos palabros que pa qué.

PACO: Una secuela es una segunda parte, ma. Con el pelotazo que pegamos con la primera esto puede ser la bomba.

CARMINA: Pero será hijoputa. Si yo ni soy astrí ni ná, si la otra ve no sé yo cómo coló y me nominaron y to pal Goya, mi arma.

PACO: Tú por eso no te apures, ma. Tú como la otra vez, no tienes na más que hacer de ti misma y hablar como tú hablas y ya está. La gente lo flipa contigo, da igual lo que digas.

CARMINA: Pos na, mi arma, yo por mi niñño maaaa-to, que pa eso el hijolagranputa me ha hecho famosa y rica. Y si tengo que hasé er capullo otra vez po se hase y punto pelota. Diiiiiiigo.

ESCENA SEGUNDA (Carmina Barrios y su hija, María León)

CARMINA: Mi arma, que dise turmano el hijoputa que vamo a hasé una escuela de la peli que hisimo er año pasao.

MARÍA: Cómo que una escuela, ma? Será una secuela, no?

CARMINA: Eso, mi arma, una… eso, que no me sale. Que dise el hijoputa que no tenemo que hasé na más que lo mismo de la otra ve, que la gente lo va flipá.

MARÍA: Bueno, pos ma, tú ahí con tu cigarrito to el rato, diciendo “mi arma” o “hijolagranputa” cada dos palabras y ya está, como tú eres de por ti misma.

CARMINA: Pero mi arma, tú cree que va a colá otra ve ese rollo, hijalagranputa, que la gente no es tonta der to?

MARÍA: Ma, la gente no es tonta, es lo siguiente. Y además el habla sevillana hace mucha gracia por ahí. Te digo yo a ti que cuela, y además si el niño lo ha dicho fijo que sale bien, que ya sabes tú lo listo que es.

ESCENA TERCERA (Paco León y Yolanda Ramos por teléfono)

PACO: Hoooola, Yoli, guapa, que mira, que voy a hacer una secuela de “Carmina” y tengo un papel pa ti que te va a encantar.

YOLANDA: Uyyyy, Paco, cuenta conmigo pero ya. A ver, cuéntame, de qué va el papel.

PACO: Pos tú no tienes más que salir pegándole calás a un canutillo y hablando de chochos colgones.

YOLANDA: Pero eso qué es, Paquito, hijo? Que nunca he escuchado yo eso de los chochos colgones.

PACO: Pos son esos chochos que se quedan colganderos, que ahora la gente se los opera pa que vuelvan a su sitio.

YOLANDA: Ayyyyy qué pedazo de papelón. Esto me huele a Goya. Qué digo Goya, me suena a Oscar directamente. Eso de los chochos colgones tiene pinta de ser algo así como los terroristas chiítas de Almodóvar, un clásico del cine español. Y cuándo empezamos?

ESCENA CUARTA (Yolanda Ramos entrevista en “Hable con ellas” a Carmina Barrios)

YOLANDA: Señoras y señores, esta noche tenemos en nuestro programa a la grandísima actriz Carmina Barrios, flamante ganadora del Goya a mejor actriz en la última edición de los premios del cine español. Buenas noches, Carmina.

CARMINA: Buenas noches, mi arma. Muchas grasias por lo de grandísima astrí, qué arte tienes, hijalagranputa.

YOLANDA: Bueno, Carmina, cuéntanos, cómo te trabajaste el papel. Fue muy difícil para ti afrontar tu personaje, con la complejidad que tiene?

CARMINA: Qué vaaaaaaa, mi arma! Si yo lo único que hise fue ser como yo soy y hablar como yo hablo y fumar como yo fumo y el que ha hecho to lo demás ha sío el hijolagranputa de mi Paco, que tiene un arte que quita el sentío.

YOLANDA: Y qué se siente cuando te dan un premio por el que llevan luchando muchas actrices durante años y además te lo dan por hacer de ti misma?

CARMINA Y AMEN: Pos cómo me voy a sentir, mi arma? Pos encantá de la vida de vivir en un país en el que a la gente le hase tanta grasia to lo andalú como pa darte los premios por la cara. Y eso sí, mu orgullosa de mi Paco, que el hijolagranputa supo ver la estrella que había en mí. Bueno, y qué me cuentas del exitasssso de lo del chocho colgón? Si cuando mi Paco dice que a la gente se le cuela to, hay que desí AMEN.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Las normas de la casa de la sidra, by Lasse Hallström

No pongo en duda que ésta es una película absolutamente conmovedora, llena de buenas intenciones y sentimientos encomiables y que puede gustar mucho a la mayoría de la gente.

Sin embargo, desde un punto de vista crítico, hay muchas cosas que no entiendo y que me chirrían profundamente. A saber:

1. Por qué los niños querrían ser adoptados por alguna familia cuando tienen en el orfanato la familia ideal, un montón de amiguitos, un sitio donde se lo pasan bomba todo el tiempo y en el que hay un doctor que es para ellos un padrazo y cada noche les cuenta cuentos y se despide de ellos con un maravilloso "Buenas noches, príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra".

2. Cómo se puede defender el aborto (y conste que habla una partidaria total) con el argumento de que no se pueden traer niños al mundo que no son queridos y que serán unos desgraciados si luego ves que el final de esos chiquillos será ese fantástico orfanato donde se sienten tan felices y tan queridos y donde se lo pasan tan bien. Si ése fuera realmente el porvenir de todo hijo no deseado, yo erradicaría el aborto de la faz de la Tierra para siempre.

3. Por qué querría irse el personaje de Tobey Maguire a recorrer mundo si vive en el sitio más superguay del mundo, en el que es querido, se siente seguro y protegido y donde nunca podrá ocurrirle nada malo. Y encima es el príncipe de Maine y el rey de Nueva Inglaterra favorito del doctor.

4. Alguien puede creerse esa historia de amor entre la bella entre las bellas Charlize Theron y el muchachito huérfano carente de sustancia y atractivo al que interpreta Tobey Maguire? Y ya puestos, no había disponible ningún actor con un poco más de carisma para interpretar a un personaje que está planteado en la película como muy carismático?

5. Qué clase de droga se mete Lasse Hallström para pensar que alguien que se duerme cada noche inhalando importantes dosis de éter está en condiciones de llevar a cabo complicadísimas operaciones, abortos y partos de alto riesgo? En realidad se puede considerar al personaje de Michael Caine un buen doctor cuando se pasa la vida flotando entre vapores etéreos, y nunca mejor dicho? Y esto con la simple ayuda de dos enfermeras para atender a chiquicientosmil niños, a tropecientas parturientas y a un montón de señoras que van al orfanato a abortar. Uffff, me canso solo de pensarlo.

6. Era realmente necesario para convencer al muchacho de las bondades del aborto enfrentarlo a un caso extremo de hija embarazada por un padre abusador? Y por cierto, por qué es tan blando el trato que se da a este personaje, que casi despierta la compasión del espectador hacia el pobre hombre, cuando representa lo peor de lo peor, que es la traición a los propios hijos, a los que tienes la obligación de proteger de todo mal? A qué vienen esas extrañas simpatías y esa especie de redención final al que Halström somete al personaje?

En fin, demasiados interrogantes para una historia que en principio se deja ver con agrado, salvo cuando se rasca un poco y aparecen las lagunas inmensas.

De todas formas, está bien para variar que en una película aparezca un orfanato distinto a esos terroríficos que estamos acostumbrados a ver en el cine. Lo que pasa es que no sé por qué, me parece tan flowerpower, tan modélico, tan ideal y tan maravilloso que me cuesta creer que pueda existir en ninguna parte un lugar así. Y lo que es aún más increíble, que si existiera alguien quisiera irse nunca de allí. Es que yo quiero irme a vivir a ese orfanato, por favooooooooooor!

martes, 9 de septiembre de 2014

La gran belleza, by Paolo Sorrentino

Escena 1ª : Un turista japonés está haciendo una foto en Roma, de repente le da un yuyu, se cae al suelo y los otros turistas que van con él lo flipan.

Escena 2ª : Una panda de pijos cincuentones desfasados bailan en una disco mientras se pillan tremenda papa y se miran los unos a los otros como con curiosidad mezclada con algo de mala hostia.

Escena 3ª : Una enana sube a una terraza y se ve un anuncio de Martini al fondo.

Escena 4ª : Una tía desnuda con la cara tapada mira unas ruinas, luego echa a correr toda follada hacia ellas, se pega un tremendo testarazo y se abre la cabeza. Luego se levanta, dice "Os odio a todooooos", y un montón de público aplaude.

Escena 5ª : Una charla típica madre-hijo. "Mamá, cuando te veo me ruborizo". - "Pero Andrea, hijo, estás loco?" - "Nooooo, mamaaaaaaá, no estoy locoooooo; tengo problemaaaaaaas"

Escena 6ª : Un señor pasea por la noche en Roma con una señora y dialogan amigablemente. "A qué te dedicas?" "Pues soy rica".

Escena 7ª : Unas monjas bajan por unas escaleras y miran de reojo al señor que paseaba antes con la señora y ahora pasea solo. Una de las monjas se sube a un árbol a otear el horizonte mientras el señor le mira los bajos del hábito.

Escena 8ª : Una madre busca a su hija: Francesca, Francesca! Francesca pasa de su madre mientras charla con un viejo verde que debe parecerle mucho más interesante que mamá.

Escena 9ª : Un señor charla con su asistenta al modo habitual en que los señores hablan con sus asistentas: "El señor está triste?" "No, Clotilde, el señor está raro".

Escena 10ª : Un amigo habla con otro amigo: "Alguna vez has contado las mujeres con las que te has acostado?". "No soy bueno con la aritmética, pero sí sé con las que te has acostado tú. Son seis y todas te las pasé yo porque pasaba de ellas".

Escena 11ª : Un médico inyecta botox a sus pacientes, que están en fila esperando su turno, mientras el público entusiasmado aplaude y una diligente enfermera pasa la factura a los botulimizados.

Escena 12ª : Un imbécil le pregunta a una pedazo de bailarina de striptease: "Cree que todos los hombres que se le acercan solo quieren acostarse con usted?"

Escena 13ª : Una tía que está viendo en su casa una peli premiada con un Oscar, un Globo de Oro, un BAFTA y miles de David di Donatello, coge el mando a distancia y dice "Ya está bien, hasta aquí hemos llegao". La mandíbula descuajaringada, los párpados en caída libre, la cabeza peligrosamente vacilante y la mala leche hirviendo por sus venas.

Escena 14ª : Una tía harta de bodriazos hiperpretenciosos y multipremiados se mete en el ordenador hecha un basilisco, abre su blog y se caga antes de irse a la cama en to la nación de un tipo que se llama Paolo Sorrentino, orgulloso artífice de este inmenso bodrio, y de otro llamado Toni Servillo, cuya cara de pijo desfasado difícilmente podrá olvidar jamás. Sorrentino y Servillo, suerte tenéis que los premios en el cine los dé gentuza sin ningún tipo de criterio ni escrúpulos ni ética ni nada. Conmigo tendríais que dar!

Redención (Tyrannosaur), by Paddy Considine

Me recomendó esta peli un visitante de mi blog y cuando me metí a curiosear sobre ella me pareció que tenía buena pinta y que podía estar interesante. También me pareció que iba a ser durilla de ver, y desde luego que lo es.

No sabía nada de Paddy Considine, el director, pero luego me he enterado de que además es actor y de que ésta es su opera prima como guionista y como director. Y me ha gustado muchísimo; es una especie de Ken Loach pero en más fresco y menos trillado.

La peli es una especie de historia de amor entre perdedores, gente que está huyendo permanentemente de su asquerosa vida, sus miedos y sus dolores, y huyen como buenamente pueden; cualquier cosa sirve: el alcohol, la religión, lo que sea...

Al principio la tía parece un poco petarda, con tanto rezo y tanto sermón, pero pronto se redime de esa primera impresión cuando Considine entra de lleno en la putada de vida que tiene.  Las escenas de violencia del marido hacia ella son demoledoras. Y el pánico que ella siente cada vez que lo ve...

Lo peor es que sabes que eso existe en el mundo real y que hay gente que vive así, acojonada en su propia casa. Pero paso del mensaje rollo de la violencia machista; me consta que además de tías también hay tíos que pasan por lo mismo, y curiosamente nunca nadie se acuerda de ellos.

He comprobado que la chica se ha llevado bastantes premios, y efectivamente hace un muy buen trabajo, pero para mí el peso de la historia recae en ese pedazo de actor que es Peter Mullan, que el tío mira y mata. Supongo que el hecho de que el propio director sea actor influye bastante en su impresionante interpretación.

Me gustó especialmente el monólogo interior del protagonista, cuando le cuenta a ella en una carta que iba a verla a su tienda solo porque era la única persona que le sonreía, pero que no quería conocerla, que solo quería mirarla porque sabía que si llegaba a saber algo más de ella terminaría conociendo sus mierdas.

Me pareció precioso porque a mí eso a veces también me ha pasado. Conoces a alguien en la distancia y dices: "Qué bien, cómo me gusta verte, pero quédate ahí, no te acerques, no vaya a ser que cuando te vea más de cerca ya no me gustes tanto". Es un tipo de miedo que creo que tenemos pocas personas, por eso me ha gustado verlo reflejado en la película. Es como sentir que, en alguna parte, alguien te entiende. Y joder, mola.

jueves, 4 de septiembre de 2014

Mindscape, by Jorge Dorado

Esta película ha sido catalogada por la crítica como thriller inteligente, film prometedor, y otras lindezas por el estilo. Y como no lo entiendo demasiado bien he decidido elaborar un catálogo de consejos prácticos.

Consejos básicos para hacer una peli de niña psicópata, gozar de estupendas críticas y ser considerado una brillante promesa del cine:

1. La fotografía debe ser turbia e impactante, con muchos claroscuros, como si el mundo diera mucho mucho miedo.

2. Que los personajes se miren mucho y hablen átonamente y muy bajito, como si no quisieran levantar la voz para no molestar a los espíritus.

3. Introducir varios giros inesperados a lo largo de la cinta para dejar aturdido y perplejo al personal, y a ser posible desquiciarlo.

4. Meter mucho primer plano de la niña psicópata, a ser posible con cara de no haber roto un plato en su vida. En ese sentido, Taissa Farmiga es la niña psicópata perfecta sin lugar a dudas.

5. Que el experto que ha de enfrentarse a la psicopatilla tenga la suficiente cara de subnormal como para que el espectador tenga claro que le va a tomar el pelo como a un chino.

6. Meter por medio alguna maquinita rara que consiga hacer cosas flipantes, como penetrar en tus recuerdos, provocarte orgasmos múltiples o alguna chulada similar que deje a los amantes de las nuevas tecnologías totalmente turulatos y con el poco espíritu crítico que pudieran tener a la altura de la alpargata.

Y así es básicamente como el tipo este, Jorge Dorado, ha conseguido llegar a ser un director novel de cierto prestigio con esta historia insustancial que da casi tanto miedo como una ranita de peluche.

Y así es como a público y crítica le cuelan cualquier cosa, por truño o pestiñazo que sea.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Aquí y ahora, by James Ponsoldt

Se ve que a James Ponsoldt, que en su momento me gustó bastante como director en "Tocando fondo", el tema alcohólico le llama, porque es una constante en sus películas. Aunque sea, como en este caso, en plan rollo morollo.

En cambio, a Shailene Woodley, la multipremiada petardilla repelente de "Los descendientes", yo aquí la veo para Oscar. Lo que son las cosas. Porque vamos a ver, la chica hace lo que puede para salvar con su presencia rotunda y solvente esta pegotada, a pesar del pasteloso papel que le ha tocado, que se tira la pobre media película diciendo "cariño" y "mi amor".

Supuestamente la cosa va de alcoholismo adolescente, pero a mí me ha sonado a moralina barata desde el minuto cero, cuando apareció por primera vez la petaquilla saliendo del oculto bolsillo de la chaqueta del prota. Vamos a ver, las petaquillas son una chulada, son cuquis, molan en plan "mira lo que teeeeengo". Pero hosssstias, ningún alcohólico de pro lleva una petaquilla a ninguna parte, que es que, además de cantar un huevo, como mucho da para un par de cubatas, y eso con suerte. Pero qué clase de alcohólico de mierda es ése?

Es que es muy cutre. Cualquiera, cuando va a un concierto o a una fiestuqui pobretona lo que se agencia es una botella de agua o una de coca-cola para llevar por lo menos para cuatro copazos. Y quien dice cuatro dice tres y un chupito. Pero qué clase de alcohólicos de pacotilla son estos tíos?

En fin, aquí el amigo alcohólico se pasa la vida sacando la petaca y una piensa: cuándo la rellena, si el tío está todo el día dale que te pego. Porque las petacas no se van rellenando solas conforme te vas hincando su contenido. Y si eres un alcohólico medianamente serio ese contenido te lo pules en un par de horas como mucho, y eso si eres un borrachuzo en ciernes, que uno ya maduro y formado se lo pule en menos de media hora.

Vamos, que no me creo nada. Que el tío, más que borrachete, parece meramente gilipollas sin más. Y que la mayoría de los diálogos sí que parece que están escritos bajo los efectos no ya de una botella de whisky, sino además de varias setas alucinógenas y por lo menos media docena de canutos. Un bodriazo, en definitiva.