viernes, 19 de diciembre de 2014

Persona, by Ingmar Bergman

Ingmar Bergman se reúne en un café con Liv Ullmann y Bibi Andersson:

Ingmar: Nenas, estoy pensando en hacer mi gran obra maestra.

Liv: Y de qué tratará, querido?

Ingmar: De dos rubias suecas imponentes que se soban un montón.

Bibi: Ingmar, una guarrerida así a ti no te pega. Tú eres un genio, tío.

Ingmar: So tonta, está todo pensado. Lo haré en plan fino, mujer.

Bibi: Cuenta, cuenta, qué tienes pensado, oh, gran maestro.

Ingmar: Empezaré con un juego de imágenes confusas.

Liv: Qué tipo de imágenes, amorcito.

Ingmar: De todo un poco: una araña, una polla dura, un water...

Bibi: Genial! Así nadie se enterará de que la cosa va de rubias peligrosas.

Ingmar: Claro, todo el mundo hablará de simbolismo y rollos de ésos.

Liv: A los gafapastas del mundo les alucinará.

Ingmar: Y la llamaré´"Persona"

Bibi: Por qué "Persona"?

Ingmar: Pues para que todos los gilipollas elucubren sobre el título.

Bibi: Ah, muy buena idea.

Ingmar: Y haré que una rubia no hable nada y la otra sea una papagaya.

Liv: Me pido la que no habla, me pido la que no habla!

Ingmar: Pues si no quieres hablar tendrás que gesticular un huevo.

Bibi: No me parece justo, deberíamos echárnoslo a suertes.

Ingmar: Pos mira, pito pito gorgorito, te ha tocado.

Bibi: Pero vamos a cobrar las dos lo mismo, y ella sin abrir la boca?

Ingmar: Ya, pero es mi novia y por algo me llaman genio.

Bibi: Coño, siempre me lleváis al huerto. Al final todo el curro para mí, jo.

Ingmar: Bueno, pero Liv tendrá que abrir mucho los ojos y mirar muy fijo.

Liv: Eso, y lo mismo me sale una conjuntivitis. Eso es accidente laboral.

Ingmar: Tranquila, he hecho un cursillo de salud e higiene en el trabajo.

Liv: Ya, pero yo tengo los ojos muy delicados, como son azules y eso.

Ingmar: Que no te va a pasar nada, joder, no seas incordio, tía.

Liv: Claro, como es tu obra maestra a ti qué más te da que me quede ciega.

Ingmar: A que te doy el papel de la cacatúa y te dan por culo?

Bibi: Eso, y me quedo ciega yo, no? Al final me lleváis al huerto, ya te digo.

Ingmar: Mira, esto sólo vamos a poderlo hacer de una manera.

Liv: A ver, genio, cuenta.

Ingmar: Tú no hablas en la peli pero puedes hablar fuera si quieres.

Bibi: Y yo qué?

Ingmar: Tú te hinchas de hablar en la peli pero fuera te callas y punto.

Bibi: Y eso por qué?

Ingmar: Porque las dos hablando a la vez sois insoportables, coññño.

Bibi: Y entonces por qué vas a hacer una peli con las dos, joder?

Ingmar: Porque estáis muy buenas y ponéis a los gafapastas.

Bibi: Eres un cabronazo, te las sabes todas, oh, maestro.

Ingmar: Tú por qué te crees que voy a poner lo de la polla dura?

Liv: Pos la tuya no será, porque hace lo menos un año que no se te levanta.

Ingmar: Soy un genio, nena. Todo me la trae floja.

Liv: Pos si fueras un poco menos genio a mí no me importaría.

Ingmar: Tú a callar, ve ensayando tu papel de muda.

Liv: .........................................................................

Ingmar: Cielossssss, el paraíso. Cómo no se me había ocurrido antes.

Y así fue, amigos, como se gestó la gran obra maestra del genio Bergman.

jueves, 18 de diciembre de 2014

De óxido y hueso, by Jacques Audiard

Ésta es la típica historia de amor entre perjudicados de la vida, entre gente sin suerte pero a la que de repente se le aparece la virgen y le dice tal que así: cariño, pide un deseo.

Que te quedas sin piernas un día de éstos? No pasa nada, llamas por teléfono a un tío que te dejó una vez su tarjeta, le dices que te has quedado sin piernas y el tío viene corriendo y te lleva a la playa a nadar y te dice que si no encuentras nada mejor siempre puedes follar con él, si le avisas con tiempo y está libre.

Que tu vida es una puta mierda y tú un pedazo de carne con ojos? No pasa nada, le pasas tu teléfono a una tía buena en una disco y luego ella ya te llamará cuando se quede sin piernas y nadie le haga ni puto caso, y tú por lo menos tendrás a alguien con quien follar aunque la tengas que llevar en brazos a todas partes y hacer de tripas corazón cuando tropieces con sus muñones.

Que tu novio desaparece así de sopetón y no vuelve a dar señal de vida? No pasa nada, ya le ocurrirá algo terrible alguna vez y se verá más solo que la una, y entonces tú aprovecharás la coyuntura para llamarle y decirle que cuente contigo, a lo que él contestará que por favor no le dejes nunca y tú le dirás que ni loca, que tú con él a muerte y que siempre estarás ahí.

Pero esto qué coño es, Jacques Audiard? Una excusa para que algún parafílico pueda fantasear con Marion Cotillard sin piernas? La coartada perfecta para mostrarnos la hipermusculatura del cachas Schoenaerts? Un sueño erótico en el que una tía buena por fin se entrega a ti gracias a que le sobreviene, bendito sea el Señor, una desgracia del copón? Un canto a la esperanza especialmente diseñado para tarados? Un canto a los tarados especialmente diseñado para que no pierdan la esperanza? Me lo expliquen.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Las largas vacaciones del 36, by Jaime Camino

GUIÓN

Estamos ante la primera película sobre la Guerra civil española que se hizo después de la muerte de Franco, y eso se nota en la frescura del guión, sólido e impecable. Lo firma Manuel Gutiérrez Aragón, junto con el director, Jaime Camino. Completamente alejado de los vicios que con los años el cine guerracivilista ha ido desarrollando hasta provocar el hartazgo al que muchos hemos llegado con este tipo de películas. Incluso yo diría que logra establecer cierta empatía con casi todos los personajes, alejándose del típico simplismo de buenos y malos que tanto daño ha hecho posteriormente a nuestro cine.

REPARTO

Difícil reunir un reparto de lujo como éste. Bien es verdad que en su día muchos de estos actores eran prácticamente principiantes pero el carácter visionario de Camino al seleccionar a semejante elenco hay que reconocérselo porque con el tiempo todos han llegado a convertirse en grandes mitos del cine español. Encabezado por José Sacristán, con una jovencísima Ángela Molina en uno de sus primeros papeles, un magistral Paco Rabal en el rol de profesor muerto de hambre que intenta mantener su dignidad… sólo por citar a unos cuantos. En fin, una verdadera lección de interpretación que ningún aspirante a actor debería perderse.

AMBIENTACIÓN

La película está ambientada en un encantador pueblecito de veraneo cercano a Barcelona. Allí les pilla el comienzo de la guerra a los personajes durante las vacaciones del 36 y las mayoría de los veraneantes deciden permanecer allí mientras dura el conflicto, en la ingenua idea de que no tardará mucho en concluir. Y así, a lo tonto a lo tonto, van pasando veranos, otoños, inviernos y primaveras hasta que finalmente en el 39 las tropas franquistas llegan a Cataluña y ahí termina esta historia y comienza otra que duraría nada más y nada menos que otros 40 años. En este sentido Camino logra crear un ambiente costumbrista que constituye un interesantísimo estudio sociológico de lo que fue la burguesía catalana previa a la guerra. Pura intrahistoria.

martes, 16 de diciembre de 2014

Philomena, by Stephen Frears

Philomena es una encantadora abuelilla con la cara de Judi Dench.

Philomena en su juventud cometió un desliz y se quedó preñada.

Philomena perdió a su niño porque lo compró una familia adoptiva.

Philomena, 50 años después, decide recuperar a la criatura.

Philomena pide ayuda a un periodista en horas bajas, Steve Coogan.

Philomena promete al plumilla una gran historia para un best seller.

Philomena viaja a América en busca del niño perdido, ya no tan niño.

Philomena y Steve Coogan se pasan el viaje discutiendo sobre religión.

Philomena es creyente y se enfada porque Coogan es un ateo redomado

Philomena reza y llora, llora y reza mientras Stephen Frears se corre filmándola.

Philomena, a mi pesar, tengo que decírtelo: eres un PUTO COÑAZO!!!

viernes, 12 de diciembre de 2014

Happy family, by Gabriele Salvatores

No es la primera vez que en cine un espectador o un guionista o un director se mete en una película y se pone a interactuar con sus personajes. De hecho es un tema muy recurrente entre bastantes creadores. Para mí el maestro en estas lides es indiscutiblemente el Woody Allen de “La rosa púrpura de El Cairo”

Gabriele Salvatores nos cuenta aquí su propia versión de “Seis personajes en busca de autor” de Pirandello. En este caso es un guionista el que entra en contacto con la realidad que él mismo ha creado e incluso llega a enamorarse de una de sus invenciones. Llega incluso un momento en el que los personajes se cabrean con él porque ha planteado un final abierto para su película y ellos no están de acuerdo, así que se rebelan y le exigen un destino definitivo para cada uno de ellos de forma que sepan a ciencia cierta a qué atenerse.

En realidad es un mero divertimento, y como tal resulta divertido. No es una película inolvidable ni creo que tenga grandes pretensiones pero se ve con agrado. Y los personajes tienen incluso cierto puntillo almodovariano. No apta para incondicionales del realismo.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Una vida en tres días, by Jason Reitman

Queridos Reyes Magos, yo también me pido para este año ser secuestrada por:

1. Un señor que sepa cambiar ruedas igual de bien que Josh Brolin.

2. Un señor que me mire a los ojos como sólo sabe mirar Josh Brolin.

3. Un señor que repare desperfectos del hogar como Josh Brolin.

4. Un señor que en camiseta luzca los bíceps y los tríceps de Josh Brolin.

5. Un señor que planche y friegue el suelo como Josh Brolin.

6. Un señor que haga de perfecta supernanny como Josh Brolin.

7. Un señor que cocine y haga pasteles como Josh Brolin.

8. Un señor que se enamore locamente de mí en 3 días, como hace Josh Brolin.

9. Un señor que, en resumen, sea exactamente Josh Brolin.

No me importa que sea delincuente ni que acabe de escaparse de la cárcel. Ese pequeño inconveniente es pecata minuta cuando la perfección llama a tu puerta en forma de caballero andante, manitas, curtido chef y repostero, deportista cachas, Mary Poppins y experto en todas las artes prácticas habidas y por haber, incluídas las artes amatorias.

Ahora bien, mi condición de mujer con serias responsabilidades laborales y familiares me obliga a mantener los pies a ras de suelo y entiendo que las posibilidades de que me secuestre un señor con estas características, la verdad, son escasas. Por eso creo que mi única opción es pedírselo a los Reyes Magos con la secreta esperanza de que alguna vez, para variar, se decidan a traerme lo que les pido, en lugar del habitual kit de champú, gel y colonia del Mercadona.

Fuera coñas, la verdad es que me ha costado mucho asimilar que Jason Reitman haya sido capaz de perpetrar esta cosa, de firmarla y encima de pasearse luego por ahí promocionándola; y más aún que la gran Winslet se haya prestado a seguirle el juego. A Brolin sin embargo se lo puedo perdonar todo. Porque sí, porque él lo vale.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Tomboy, by Céline Sciamma

Hace poco escuché en la radio una entrevista a los padres de una niña con problemas de identidad de género, vamos, una niña transexual. La verdad es que siempre había relacionado este problema con el mundo adulto y nunca se me había ocurrido pensar que estas cosas ya surgen en la infancia y que estos niños, que no se sienten como pertenecientes al género que les corresponde, lo tienen que pasar francamente mal.

Los padres de esta chiquilla hablaban de los inconvenientes que ponía el colegio a que la niña se vistiera según el género con el que ella se identificaba y también se negaban a llamarla por el nombre con el que ella quería ser conocida. Para estos padres, personas tradicionales y muy conservadoras, había sido un palo darse cuenta de que tenían este problema en casa pero a base de ver sufrir muchísimo a su hija habían llegado a informarse, a entender y a respetar el sentir de la niña. Ahora lo que querían era que el resto del mundo hiciera igual.

La cosa había llegado hasta el punto de que un día habían descubierto a la niña, a los 4 o 5 años, con unas tijeras intentando cortarse el pene. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que no era ninguna tontería lo que le pasaba a esa niña sino que había un sentimiento muy profundo de rechazo hacia su sexo biológico. Ellos lo entendieron en ese instante pero muchas personas ignoran cómo puede llegar a sentir un crío ese rechazo, ese problema de identidad.

Céline Sciamma nos cuenta en Tomboy una historia parecida, en este caso de un niño que ha nacido niña pero que tiene muy claro lo que es y lo que siente, y lo que cuenta tiene un claro paralelismo con el relato de esos padres desesperados que yo escuché en la radio. Una particularidad de estos críos es que tienen muy exacerbados los rasgos del género con el que se identifican, vamos, que las niñas son muy muy princesitas y los niños muy muy machotes. Mucho más que los niños supuestamente "normales". Y eso es algo que en la película se evidencia con bastante fuerza.

A destacar la interpretación de la niña-niño, que en realidad es una niña aunque es espectacular su transformación.  No sé, igual es transexual tambien porque cuesta entender que un niño sea capaz de elaborar así un personaje de otro sexo. Joder, sería una actriz prodigiosa, un verdadero fenómeno.